Microagresiones, ¿Qué son y cómo evitarlas?

¿Sabías que puedes estar ejerciendo o incluso recibiendo algún tipo de microagresión sin siquiera saber de qué se trata?

Las microagresiones son formas sutiles de discriminación que pueden ocurrir en el día a día mediante comportamientos, verbalizaciones o disposiciones del ambiente en el que nos encontramos. Se pueden dar de manera intencional o involuntaria generalmente hacia minorías o grupos oprimidos. (Sue, Capodilupo, Torino, Bucceri, Holder, Nadal, Esquilin, 2007).

La literatura de las microagresiones inicialmente se encontraba muy orientada a visibilizar la discriminación racial, pero con el tiempo se ha ampliado a otras poblaciones tradicionalmente oprimidas como las mujeres, y las personas con orientación sexual o identidad de género diversas (Chang y Chung, 2015). Bonino (2003) por ejemplo se refiere a los “micromachismos” en los que se da un abuso en la posición que se establece en las relaciones de pareja. Sin embargo, en la cotidianidad se pueden dar en cualquier relación en la que uno esté, de amistad, profesor estudiante, de pareja, con tu familia, etc. de manera que es importante que todos estemos atentos a las maneras en que se producen y a cómo evitarlas.

¿Cómo las podemos identificar?

Tienen varias formas de expresión que comúnmente se dan mediante “pequeños” insultos, humillaciones, o en general, invalidaciones hacia las otras personas (Sue Et Al. 2007). En la siguiente lista encuentras algunos de los comportamientos más típicos:

¿Cómo las podemos identificar?

Tienen varias formas de expresión que comúnmente se dan mediante “pequeños” insultos, humillaciones, o en general, invalidaciones hacia las otras personas (Sue Et Al. 2007). En la siguiente lista encuentras algunos de los comportamientos más típicos:

  • Aislamiento: te dejan a un lado o te ignoran (Ghosting).
  • Invisibilizar: que no tomen en cuenta tus opiniones o propuestas.
  • Negación de lo positivo que realizas: otra persona recibe el reconocimiento por algo que tú hiciste o simplemente no recibes retroalimentación frente a lo que haces bien.
  • Descalificación: tus aportes o ideas no son consideradas como valiosas, incluso pueden generar risas o sarcasmos.
  • Abuso de confianza: cuentan con tu tiempo o tus cosas sin pedir tu opinión o tu permiso.
  • Olvidos selectivos (convenientes): llegar tarde con frecuencia o en alguna cita acordada de antemano, omitirte en el envío de correos, mensajes o invitaciones.
  • Hipercontrol: en lugar de preguntarte o recordarte algún compromiso te dan las indicaciones de lo que tienes que hacer aún cuando tú no has pedido ninguna ayuda.
  • Intransigencia: se evitan los espacios para negociar las reglas o acuerdos.
  • Negación: negar cualquier perjuicio que pueda ocasionar un comportamiento. Se puede reconocer en frases como “nadie te está haciendo nada malo, deja el show, etc.”.
  • Pseudoapoyo: alguien te dice que te apoya en algún proyecto o con una idea que quieres realizar, sin embargo, en la práctica no hace nada para apoyarte y te evade constantemente.
  • Partir de prejuicios al actuar, por ejemplo, si ven a una mujer enojada hacer comentarios como “seguro tiene la regla”.
  • Invalidación del lenguaje que usa una persona, por ejemplo, cuando un hombre gay presenta a su novio y en su familia le dicen que es el “amigo”.
  • Emitir juicios o teorizar frente a una condición: por ejemplo, decir que una persona es homosexual porque abusaron de él cuando pequeño o porque tiene una alteración genética.

¿Qué consecuencias tienen?

Las consecuencias son variadas y dependen en gran medida del papel que juega la persona que ejerce la microagresión en la vida de la persona afectada. De todas formas, como se trata de comportamientos sutiles y que ocurren en el día a día, tarde o temprano generan consecuencias negativas en el estado de ánimo, la identidad, el autoestima y las interacciones sociales y los vínculos. Por otra parte, la persona que ejerce la microagresión también tiene consecuencias negativas porque alimenta su inseguridad y la necesidad de establecer relaciones que le den la falsa ilusión de tener siempre el control en las relaciones, tener siempre la razón, y donde no puede haber cuestionamientos o críticas a su posición.

¿Cómo evitarlas?

Si crees que puedes estar microagrediendo a alguien:

Si crees que pueden estar ejerciendo microagresiones sobre ti:

Referencias:

Bonino, L. (2003). Los micromachismos y sus efectos: Claves para su detección. En Ruiz J. C., y Blanco, P (comp) (2004) La violencia contra las mujeres. Prevención y detección. Madrid: Diaz de Santos.

Chang, T. y Chung, B. (2015). Transgender microagressions: complexity of the heterogeneity of transgender identities. En: Journal of LGBT Issues in counseling, 9:3, 217-234.

Sue, D., Capodilupo, C., Torino, G., Bucceri, J., Holder, A., Nadal, K., y Esquilin, M. (2007). Racial Microaggressions in Everyday Life: Implications for Clinical Practice. En: merican Psychologist, 62(4), 271–286.

Créditos

Foto tomada de Freepik - www.freepik.es
Autores: Jenny Caro y Gabriel Colorado
loading
×