CATEGORY / Dinero y vivienda

Ahorra mientras estudias

Es posible que creas que es muy temprano para comenzar a ahorrar, pero nunca lo es. Puede ser porque quieras comprar cosas que te gusten o necesites, o porque estés notando que cada cierre de mes, quincena o semana te está haciendo falta dinero… ¡Siempre puedes ahorrar para el futuro!

Te compartimos otras buenas razones por las que es una gran idea ahorrar:

  • Brinda sensación de tranquilidad.
  • Tienes una reserva por si se presenta un imprevisto.
  • Puedes ayudarle a alguien que lo necesite.
  • Puedes ser independiente más rápido.
  • Te hace más responsable.
  • Te permite fomentar el autocontrol.
  • Fortalece la disciplina.
  • Facilita el establecer prioridades.

Si te decides a ahorrar, una buena idea es empezar haciendo este pequeño test...

REFERENCIAS

Redacción Negocios. (2019). Test para descubrir qué tipo de ahorrador eres. Elsalvador.com. Recuperado de https://www.elsalvador.com/noticias/negocios/test-para-descubrir-que-tipo-de-ahorrador-eres/562201/2019/

Cómo ahorrar mientras estudias. (2013). Recuperado de https://newsroom.mastercard.com/latin-america/es/2013/12/10/como-ahorrar-mientras-estudias/

Montoya, B.E., Ruiz, M.C., Sierra, S.M., Bermudez, J. (2016). El manejo del dinero: Finanzas personales de los Universitarios. Revista CIES-ISSN 22116-0167. 7(01). 41-54. Dirección de Investigaciones- Institución Universitaria Escolme (Medellín, Colombia).

Créditos

Foto tomada de Freepik - www.freepik.es
Autora: Paula Pineda - DECA de Estudiantes

Ser roommate sin dramas

La experiencia de iniciar la Universidad viene acompañada de muchos cambios; ser más independiente es uno de los más importantes y retadores. Esa independencia a veces implica cambiar de ciudad y empezar a vivir con personas que tal vez no conozcas o que conozcas muy poco.

¿Has escuchado historias de amigos cuya experiencia como roomates resultó siendo un drama?, pues vale la pena tener en cuenta algunas recomendaciones para que vivir con otr+s sea positivo e incluso te deje un par de nuevos amig+s.

Vivir con otr+s requiere una comunicación permanente: antes de iniciar la convivencia, habla con tu roomate, pregúntale sobre sus gustos, sus pasatiempos, sus hobbies y sus hábitos; cuéntale también sobre ti.

Define conjuntamente reglas claras desde el principio: Los acuerdos y compromisos son fundamentales para una convivencia armoniosa. Hablen claramente cuáles son sus preferencias, solicitudes y por qué no, exigencias frente a ciertos temas clave como: invitados, volumen de la música y del televisor, consumo de cigarrillo dentro del apartamento, momentos de silencio para descansar, mascotas, etc.

Aunque suene aburrido es recomendable definir si podrán hacer fiestas o si podrán llevar otras personas a dormir, por cuántos días y si ello implica un aumento en el pago del arriendo. No hay que olvidar que cada uno puede tener horarios e intensidad de trabajo diferente y que hay que concertar para armonizar.

El orden es todo un tema: es probable que lavar la loza no sea tu mejor plan, que no sepas muy bien cómo barrer o que limpiar el baño no hubiera estado antes en tu lista de responsabilidades. Vivir sin los papás, implica asumir todas esas tareas y hacerlas parte de tu vida diaria.

En cuanto al aseo de las zonas comunes, organicen un horario donde definan turnos para las tareas esporádicas como barrer, trapear y limpiar el baño o la cocina; y definan las tareas de cada día como lavar la loza que cada uno ensucia, recoger el desorden y dejar las cosas en su lugar.

Sigan comunicándose: hay temas que pueden parecer difíciles pero que, si no se hablan, van a generar una incomodidad cada vez mayor. ¿Te imaginas encontrarte cada día con una mata de pelos en la ducha?, o ¿querer comer y no tener un plato limpio para servirte la comida?... ¿qué tal un mal olor a causa de la ropa húmeda en el apartamento? No sientas pena de ponerlo sobre la mesa… finalmente, se trata de la persona con quien convives y es necesario que exista la suficiente confianza para hablar y proponer soluciones de manera constructiva.

Las cuentas claras: el dinero es otro tema que puede generar tensiones en la convivencia… y el antídoto como siempre es generar una buena comunicación y cumplir con los acuerdos establecidos. No olviden que el pago del arriendo se calcula proporcional al tamaño y los servicios que tendrá cada roomate: si alguno tiene baño privado o si su habitación es más grande es justo que pague un poco más.  Con respecto al pago es clave definir quién se encargará de hacerlo; y en lo posible compartan algunos gastos como una cuenta de Netflix o internet, esto ayuda a economizar dinero.

Vuelve a negociar: Si te sientes incómodo con alguno de los acuerdos pactados inicialmente, genera nuevas propuestas y explica tu posición.

Decidan si van a hacer un ‘mercado’ compartido y cuáles serían las reglas para administrarlo o si cada uno tendrá sus cosas por aparte.  Si deciden lo último, es muy importante respetar las cosas de l+s demás y recordar que si se usa algo del roomate hay que avisarle y luego reponer lo usado.

Cada roomate debe tener su espacio personal: toca antes de entrar y pregunta antes de usar.

Acepta y valora lo diferente: puede que tu roomate no se parezca a ti o que no sea como tú quieres que sea; eso no es un obstáculo para tener una buena convivencia, se trata de respetar las costumbres de cada uno y de ser siempre considerado con l+s demás.

Recuerda los básicos de convivencia: mantén tu cara amable, saluda, pregúntale a tu roomate cómo estuvo su día, avísale si te demoras en llegar y sonríe siempre que puedas… trata de hacerte el mejor ambiente; vas a ver que las sonrisas y los actos de solidaridad siempre se devuelven.

Fuentes:

Trucos que he aprendido después de vivir con 16 ‘roomies’ a lo largo de mi vida: https://verne.elpais.com/verne/2017/07/29/mexico/1501287480_937015.html

Tips para una buena relación entre romies:
https://www.dadaroom.com/blog/tips-para-una-buena-relacion-entre-roomies/

Tips de seguridad para vivir con romies:
https://www.dadaroom.com/blog/tips-de-seguridad-para-vivir-con-roomies/

8 consejos para vivir con roomies y mantener cartera y relación sanas:
https://blog.kubofinanciero.com/8-consejos-para-vivir-con-roomies-y-mantener-cartera-y-relacion-sanas

Reglas de convivencia entre roommies:
https://homie.mx/blog/reglas-de-convivencia-entre-roomies

Guía básica de comunicación entre roommies:
https://www.dadaroom.com/blog/guia-basica-de-comunicacion-entre-roomies/

Créditos

Foto: Personas creado por freepik - www.freepik.es
Articulo: Patricia Padilla - DECA de Estudiantes

Tips de seguridad para tu primer contrato de arrendamiento

Si estás iniciando tu vida en la U y estás lejos de casa seguro en algún momento vas a tener que arrendar una habitación o un apartamento y quizá, firmar un contrato de arrendamiento; si esto te atemoriza un poco puede ser que no tengas ni idea qué cosas debes tener en cuenta al hacerlo… para eso, te damos unos tips básicos que te harán sentir más segur+ y pueden evitarte algunos problemas a futuro.

Una pregunta básica: ¿soy el arrendador o el arrendatario?  El arrendador es la persona que te va a arrendar la habitación o el apartamento, así que en el contrato tú, uno de tus padres o tu acudiente se va a llamar arrendatario.

Si eres menor de edad será más fácil que te arrienden si es uno de tus padres o un adulto responsable quien firma el contrato.

Si vienes de región y te piden un codeudor de Bogotá, intenta negociar esta condición con tu arrendador.

Es recomendable que el contrato siempre sea escrito y es muy importante que lo leas de principio a fin para conocer las condiciones que incluye, negociarlas si tienes reparos y evitar sorpresas sobre la marcha.

Es ideal que le solicites al arrendador que en el contrato haya una cláusula que diga que ante una diferencia primero van a tener una reunión privada para resolver el problema, eso facilita la resolución de cualquier conflicto.

Al recibir la habitación o el apartamento siempre debes solicitar un acta de recibido de los muebles y enseres que incluye, debes firmar esa acta solo después de verificar que todo esté en buen estado y que funcione bien. Si algo se daña, no olvides que debes reportarlo inmediatamente al arrendador.

Para el pago del arriendo lo mejor es acordar con el arrendador que se va a consignar en una cuenta bancaria a su nombre pues ello garantiza que tendrás soporte inmediato del pago. Si pagas en efectivo, pide siempre un recibo.

Evita atrasarte en el pago del arriendo. Si tienes problemas para pagar, habla con el arrendador, explícale la situación y hagan un acuerdo para evitar procesos legales.

Ten en cuenta que la vigencia del contrato va hasta la fecha que quedó estipulada, independientemente de si vas a vivir allí todo el tiempo o no, eso implica que tendrás que pagar el valor del arriendo incluso por los días de vacaciones que no estés.

Si decides que solo vivirás en la habitación o apartamento hasta que se cumpla el tiempo del contrato, debes avisarle al arrendador a través de una carta enviada por correspondencia certificada mínimo tres meses antes de la fecha de finalización del contrato.

¿Quieres irte antes de la fecha de finalización del contrato?, puedes hacerlo avisando con carta enviada por correo certificado tres meses antes de la fecha en la que quieres irte, pero en ese caso al no cumplir el tiempo del contrato deberás indemnizar al arrendador pagándole una suma que corresponde a 3 meses del valor del arrendamiento.

¡Cuidado con sub-arrendar o ceder el inmueble si esto no queda registrado en el contrato!, esto es un incumplimiento y puede llevar a que te soliciten que entregues el lugar arrendado y a que te cobren una penalidad.

Ten en cuenta que no es legal que un arrendador te solicite un depósito (en dinero o con una letra de cambio o pagaré) y que no pueden obligarte a aceptarlo.

Es clave cumplir las condiciones del contrato (fechas de pago, número de personas que vivirán en el lugar, etc.), pues eso garantiza que se respeten tus derechos como arrendatario y mantener una comunicación fluida con tu arrendador; ambas cosas harán que la experiencia de vivir independiente sea más tranquila.

¿Tienes preguntas más específicas o alguna dificultad con tu contrato de arrendamiento actualmente?, el Consultorio Jurídico Uniandes puede ayudarte!  Ingresa a: https://consultoriojuridico.uniandes.edu.co/paginas/home.aspx  para consultar horarios de atención y solicitar una asesoría.

Haz que tu dinero alcance para el mes (en 4 pasos)

Cuando estás en la universidad posiblemente piensas en las materias, en pasar los parciales, en los trabajos, en los amigos y hasta en lo que harás al final del semestre; sin embargo, es posible que estés dejando de lado algo importante y es aprender a administrar tu dinero.

Seguramente has necesitado dinero para algo y te quedaste corto; si es así, estos consejos te podrían ayudar a que esto no te suceda (tan seguido).

1. Haz una lista de tus ingresos
¿De dónde viene tu dinero? Posiblemente de tus padres, de una monitoria, de algún trabajo que haces en tu tiempo libre. Para hacer que te rinda tu dinero, posiblemente necesitas saber con cuánto cuentas. Haz una lista del dinero que te llega (semanal, mensual o diariamente).

2. Haz una lista de gastos
La siguiente pregunta es:  ¿En que se te va el dinero? Hay gastos que no se pueden evitar (transportarse, comer, el alquiler de tu casa si no vives con tu familia, etc.). así como hay otros que solo los tenemos de vez en cuando (Salir con amigos, comprar cosas, imprevistos, etc.). Puedes hacer una lista en la que intentes apuntar todos esos gastos, no es una tarea tan fácil.

 

3. Revisa cúales gastos puedes reducir
¿Ya tienes anotados tus gastos? Ahora mira qué cosas no son tan necesarias (o que puedas renunciar a ellas) y que te consumen mucho dinero. También te puedes encontrar con gastos que parecen pequeños pero que al final del mes no lo son tanto. ¿Tomas taxi muy seguido? ¿Te gastas mucho en el almuerzo? ¿Cuánto te cuesta ese café diario?

4. Trata de ahorrar
Si después de hacer los pasos anteriores no queda dinero o te hace falta, es necesario hacer ajustes. En lo posible, trata de guardar algo de dinero (por lo menos un 10% del dinero que te llega ). Este ahorro te puede sacar de apuros.

loading
×